Saltar al contenido
Gato Store

Vinilos de Gatos

Los vinilos decorativos son una especie de pegatina especialmente fabricada para pegarse sobre paredes y otras superficies, como puertas, cristales, muebles, electrodomésticos, etc. Y que pueden quitarse sin problemas cuando queremos que ya no formen parte de la decoración, sin dejar marca alguna sobre la superficie donde alguna vez estuvieron.

Los vinilos decorativos existen en una multitud de colores y siluetas, lo que los hace muy llamativos y elegantes en la decoración de nuestro hogar.

A continuación te mostramos los vinilos más originales del mercado:

¿Por qué comprar vinilos de gatos?

Los gatos son hermosos y estilizados por naturaleza, decorativos por si solos. Sus siluetas y diferentes posturas transmiten calma y elegancia.

¿A que catlover no le gustaría tener un detalle gatuno en ese rincón vacío de su hogar? ¿O quieres dar un toque de color a ese espacio que has acomodado para el confort de tu minino? Los vinilos con formas o siluetas de gatos son perfectos para esto.

Si quieres que tus amigos tengan algo bueno de que hablar cuando vayan a tu hogar, los vinilos con forma de gato son la perfecta excusa para hacerlo. Un elegante y delicado detalle decorativo que mostrara a tus visitantes la verdadera pasión que llevas dentro por los mininos. Con ellos podrás darle a la decoración de tu hogar algo que la diferencia del resto, poniendo tu personalidad en él y dejando tu propio sello de estilo.

Los vinilos no solo son decorativos, algunos también son funcionales y prácticos. Pueden sernos de gran utilidad dependiendo del material y la ilustración seleccionados. Existen vinilos de pizarra en los cuales puedes escribir y borrar las veces que deseas, puedes usarlos para anotar pendientes, recordatorios o quehaceres. También existen vinilos medidores con los cuales puedes controlar la altura de niños y los que van alrededor de interruptores evitando así que se pegue el sucio de las manos y se manchen tus paredes.

Si te apetece darle un cambio de aires a tu salón y todavía no te decides que hacer, un vinilo con forma de gato podría ser la perfecta solución para tus problemas.