Saltar al contenido
Gato Store

Casas para Gatos

Al igual que los humanos, los gatos se sienten seguros y cómodos en un espacio cálido, amplio, cerrado, y acogedor que les permita acurrucarse, jugar, protegerse de los rayos de sol, frio, viento o de algún peligro. Todas estas características las puedes conseguir en una casa para gatos.

Entre los diversos modelos de casas del mercado podemos encontrar:

¿Qué casa para gato debo comprar?

Es muy fácil y rápido elegir la casa más adecuada para tu gato, solo debes tomar en cuenta el tamaño del felino y el tamaño del espacio donde desees colocar la casa para gatos.

Las casas de gatos están hechas de diversos materiales como madera, tela, plástico, pueden ser de varios pisos o simplemente uno solo, con o sin acolchado internamente pero todas con un acabado distinto que le da un toque especial, la elección correcta de ella dependerá del tamaño del gato, de su comportamiento y además de cuanto espacio se dispone en casa.

De acuerdo a la época del año es recomendado comprar dos tipos de casas diferentes, durante el verano es necesario una casa para gatos el cual no está cubierta de lana, tenga suficientes ventanillas; mientras que en la época de invierno puedes necesitar una opción con aislante térmico, relleno de lana, y con pocas ventanillas.

Es importante saber que los gatos son territoriales por instinto, ellos se encargan de dividir los espacios de la casa asignándole funciones concretas, como en el caso de zona de actividades este lugar está destinado exclusivamente para jugar, comer, hacer sus necesidades; Zona de aislamiento: El gato utiliza este campo para retirarse y evitar el contacto.

El más común es su espacio para dormir, como puede ser en las casas para gatos, le otorgan seguridad ante posibles intrusos y además de comodidad, tranquilidad al no sentirse amenazados. Los espacios físicos elegidos por los gatos son marcados por el felino como su posesión y están vinculados a estos lugares de forma muy cercana defendiendo así y marcando sus pertenencias.

Es por ello que en algunas ocasiones un felino no acepta quedarse dentro de la casa para gatos que le fue colocada, en estos casos se debe cambiar el lugar donde se coloca esta casa ya que de alguna manera no lo identifica como un territorio seguro para quedarse.